Estrategias sencillas para cuidar el cabello

Las estrategias claves para el cuidado del pelo son:

Elegir el mejor champú para el tipo de pelo

Un buen champú para una mujer no es el mismo para otra. No se identifica como el más caro o el que prometa mayores resultados. Si no el que se especializa en el tipo de cabello y su cuidado.

También se debe tener en cuenta el acondicionador. No todos están enfocados a un pelo concreto.

Lo aconsejable es lavarlo cada 3 días. Si bien aplicar químicos diariamente puede ser perjudicial para su estado, no emplearlos es igual de errado. Son necesarios varios minutos para de que el champú penetre en las raíces capilares. Permítele un mínimo de 15 minutos.

Si tiene la posibilidad de envolver su cabeza con una toalla humedad caliente, mejor. Si no escasea el tiempo, también puede aplicar acondicionador.

Por otro lado, la falsa creencia de que el frotamiento puede mejorar, limpiar y preservar el cabello es muy común en la actualidad. Siendo el error más frecuente que daña su estado.

Cuando se trata con delicadeza y suavidad, masajeándolo, se activan a las glándulas sebáceas. Esto alarga los lavados más de lo estipulado, pero ayudará tener un cabello más bello y saludable.

Dar volumen sin ensuciarlo

Para conseguir un buen volumen, por lo regular, es necesario aplicar mucho producto. No obstante, en el proceso se ensucia.

Se recomienda tener cerca una toalla de algodón. Una vez secado, pegarla al cuero cabelludo y dar giros alrededor de toda la cabeza (360 grados.)

Esto debe repetirse cuatro veces: dos a la derecha y dos a la izquierda. De esta forma se consigue un crepado más efectivo y ligero. Para potenciar los resultados se puede aplicar un poco de champú en seco o laca.

Desenredar con las manos

Para el correcto cuidado del cabello es prescindible tener la cutícula sellada. Muchas personas tienden a recurrir a productos cosméticos especializados, sin embargo, la mejor forma de actuar es desenredando el cabello con los dedos. En caso de aplicar mascarillas o acondicionador, también.

Cuando se aplican las manos el cabello consigue una suavidad, brillo y rotura pocas veces vista. Esto se traduce a un mayor control cuando se tiene encrespado.

Variar el champú por estación y edad

Las condiciones del clima cambian y también lo hacen los requerimientos del cabello. Es importante tener en cuenta cuál producto puede favorecer la hidratación y protección de pelo en las distintas estaciones del año.

Por otro lado, a partir de los 40 años hay que inclinarse por una línea antiedad. Permite nutrirlo y adquirir un brillo, suavizado y restauración casi instantánea. Entre sus propiedades se distinguen el extracto de baobab, flor de loto y 20 aminoácidos con una alta capacidad antioxidante.

Evitar el amoniaco para cubrir las canas

Las canas aparecen porque los melanocitos que se encargan de fabricar el pigmento que mantiene el color del cabello reducen su actividad. En consecuencia, el pelo termina siendo blanco.

Muchas mujeres acuden a productos con fragancias, níquel y amoniaco. Favoreciendo aspectos lamentables para el pelo. Se recomienda aplicar ingredientes veganos que rejuvenezcan y sean amables al contacto.

Cerrar las puntas de forma correcta

Los productos como Fresh Cut de Livin Proof son unas de las lociones más óptimas para cerrar las puntas abiertas y que el pelo se note más sano y hermoso. Una vez aplicado, se introducen las cápsulas que unen las áreas dañadas. Se sentirá como recién cortado.

Emplear un secador iónico

Los secadores iónicos se descomponen tras el contacto directo con las moléculas de agua de la humedad, transformándolas en micropartículas que enriquecen el cuero cabelludo y fibra capilar.

Es necesario secarlo rápido para lucir un cabello más brillante, sano y manejable. Pocos tratamientos pueden brindar la hidratación del secador iónico, así que es un modelo cada vez más empleado por actrices, modelos e importantes personajes de la industria.

Realizar una reparación capilar nocturna

Hay muchas ofertas de empresas especializadas que, aplicándolas durante una semana, devuelven la vitalidad, flexibilidad y brillo. Algunos ejemplos son:

  • Night Cap. De Living Proof, ideal para el pelo apagado,
  • Karité Nutrí de René Furterer, para hidratarlo, y
  • Diamond Oil Glow Dry de Redken, que permite nutrirlo hasta hacerlo más manejable y brilloso.

Evitar sulfatos o siliconas

Muchas mujeres tienen por naturaleza el cabello sensible. En tal caso, es importante evitar todo tipo de parabenos, sulfatos y siliconas.

También se debe evitar el agua en abundancia. Existen grifos que disminuyen el exceso de líquidos. Aplicarlos es ideal para el cuidado del pelo.

Por su parte, el agua caliente afecta el bienestar del pelo sensible. En el mejor de los casos tiene que ser tibia, de lo contrario, los daños serán desastrosos.

Aplicar azúcar tras el ardor por tinte

Tras cambiarse el color del cabello es natural que se sienta un ligero ardor. Otras veces no tan ligero. En caso de ser insoportable, se aconseja aplicar una cucharada de café llena de azúcar en el bol. Revolverlo, y seguir pintando.

Con este sencillo truco se evitan muchas molestias a largo plazo.

Usar fundas de almohada de satén

Las personas que se levantan con la piel irritada, enrojecida e hinchada y el cabello encrespado, carecen de una funda de satén. El material es ideal para una noche de sueño reparadora. Y no será necesario peinar el cabello todas las mañanas.

No usar peines o cepillos antes del secado

Peinar el pelo mojado es una de las prácticas más frecuentes en mujeres. Tan común como errónea. Es preciso que se seque sin haberlo desenredado. Mientras tanto, con la ayuda de las manos, se debe desenredar y direccionarlo hacia el suelo.

Tras 60 minutos el pelo estará completamente desenredado y seco, sin haber empleado cepillos o peines.

5/5 - (2 votos)

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estrategias sencillas para cuidar el cabello puedes visitar la categoría Belleza.

Otros Temas

Deja una respuesta

Subir